Doowaps (con panificadora)

¡Los archi-famosos Doowaps! Desde que probamos la receta, familiares y amigos, no paran de pedir que los haga una y otra vez. Y es que son tan sencillos y buenos, que parece mentira que sean tan fáciles de hacer. ¿Lo mejor de todo?, no llevan ni conservantes ni colorantes… un caprichín sano. ¿Os animáis a probarlos?

PD: Aviso, ¡¡son ADICTIVOS!!

Ingredientes: 

– 250 gr de harina de fuerza
– 110 gr de leche a temperatura ambiente
– 12/15 gr de levadura fresca
– 30 gr aceite de oliva
– 1 yema
–  40 gr de azúcar
– una cucharadita de azúcar vainillado
– una cucharadita de sal (menos de 5 gr)
– gotas de chocolate
– leche o huevo batido para pintarlos

Preparación:

Se van disponiendo los ingredientes en la cubeta de la panificadora, de manera tal que los sólidos(harina, azúcar, sal..) queden en la base y vertamos por encima los líquidos (leche, aceite y la yema una vez esté batida). A continuación, seleccionamos un programa de amasado y levado, a ser posible. Debe estar levando más o menos una hora, hasta que doble su volumen.  Las gotas de chocolate se reservan a parte, preferiblemente se guardan en el congelador mientras la masa esté en reposo.

Sacamos la masa, una bola elástica y firme, no debe ser pegajosa.  Dividimos la masa en varias porciones, las estiramos un poco e introducimos unas cuantas gotas. Seguidamente se hace una bolita plegando la masa sobre un mismo punto, remetiendola.  Una vez hecha la bola, se termina moviéndola circularmente sobre el mármol, para acabar de sellarla y evitar pliegues.

Para acabar, colocar las bolitas en una bandeja de horno con papel antiadherente y  podemos proceder a pincelarlas con huevo batido, finalmente se clavan las gotas de chocolate ( hay que hacer especial insistencia, pues la masa las “escupe”).

Lo horneamos a unos 180º durante 15 minutos, más o menos hasta que se vean dorados.

Consejos y trucos: 

-Pincelar la masa mejor con huevo batido, les da un aspecto más brillante. Si lo hacemos con leche, el resultado es igualmente bueno, la diferencia radica en que tienen un aspecto más mate, un poco más seco a veces.

– No hacer las bolas muy grandes, en el horno crecen. Por lo que será bueno dejar una distancia entre ellas al disponerlas en la bandeja si no queremos que se nos peguen.

– Con la punta de un cuchillo, hacer pequeños agujeros donde vayamos a colocar las gotas, de esta manera quedan más integradas en la masa y se caen menos.

– Almacenarlo en recipientes herméticos, duran frescos mucho más tiempo.

– Con un poco de imaginación, podemos darle muchas otras apetitosas formas:

Brioche