Galletas de mantequilla

Mhm…sí, exacto, son las típicas que vienen en una caja de hojalata redondita… que muchas veces cuándo éramos niños encontrábamos por casa y la abríamos- ilusionados- pensando en estas deliciosas galletitas y nos la encontramos haciendo las funciones de costurero, llenas de hilos y agujas, o repleta de lápices…¡qué chasco nos hemos llevado! ¿No os ha pasado nunca? D:

 

Pero volvamos al tema…este tipo de galleta es perfecta para todas ocasiones, desde su uso diario para el desayuno y la merienda, hasta para cuando hay invitados y se sirve té o café, ¡pegan con todo!. Además de su sabor y textura tan suaves, lo que me gusta de estas galletas es lo poco complicado que es hacerlas y lo divertido que puede llegar a ser, sobretodo para los más peques de la casa. Puede ser un buen plan hacer galletas, una vez hayamos hecho la masa, es hora de dejar paso a los artistas: ¡se lo pasarán muy bien dándoles mil y una formas! Será para ellos tan entretenido como si jugaran con plastelina, aunque el resultado final es más apetitoso…¡les encantará mojarlas en la leche!

Ingredientes: 

– 200gr de harina
– 60gr de mantequilla
– 60gr azúcar blanco
– 40gr de azúcar invertido ( en su defecto, azúcar moreno o blanco)
– 5gr de lavadura en polvo (tipo Royal)
– 1 huevo
– 1 cucharadita de esencia de vainilla (o azúcar avainillado)
– 1 pizca de sal

Procedimiento:

En un bol mezclamos la mantequilla en pomada ( ablandada a temperatura ambiente, basta con sacarla un rato antes del frigorífico) con el azúcar blanco (60 gr), lo mezclamos con una espátula hasta que tengamos una masa homogénea.

A continuación añadimos el invertido, el huevo batido, la pizca de sal y la cucharadita de esencia de vainilla. Mezclamos de nuevo.

Para acabar, añadimos la harina tamizada poco a poco, ayudándonos de un colador. Si queremos, podemos dividir la masa en dos y añadir a una mitad cacao en polvo. Una vez estén todos los ingredientes bien integrados, dejamos reposar la masa una hora.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Si queremos, podemos agregar cacao en polvo para hacer unas galletas de chocolate ;D)

 

 

 

 

 

Entonces es hora de coger el rodillo, enharinar la superfície de trabajo y estirar la masa, haciendo una capa de aproximadamente medio centímetro de grosor. ¡Y dejemos volar la imaginación!

A medida que vayamos haciendo las obras de arte, las vamos colocando sobre papel antiadherente ( papel de horno) en la bandeja, separadas entre ellas unos dos centímetros (en el horno crecen). Podemos espolvorear azúcar, añadir semillas (de amapola, sésamo, lino…), pepitas de chocolate…pintarlas con miel….lo que queramos 😀

Y…ya podemos horneararlas,  a 180º unos 10 minutos, pero depende mucho de cada horno. ¡Hasta que estén doraditas y tengan buen aspecto!

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.